¿Sirve el arte en la vida cotidiana?

Inicio el artículo con una sentencia 

¡Todos deberíamos practicar un deporte!

Esto nadie lo cuestiona ¿verdad? 

Es una recomendación que siempre nos hace el doctor, la repiten nuestros amigos y la leemos en frases motivacionales en internet  (o en pinterest, mejor aún), y sí está en internet debe ser cierto.

También, tenemos claro que no es practicarlo con el fin de  llegar a ser profesionales. 

Bueno, siempre esta el mejenguero esperanzado que “patea” la bola con sus amigos frente a su casa, y espera que algún día pase un promotor deportivo y exclame: -¡hey usted! el de la camiseta de “birney espir” ¡venga acá! 

Pero no, seamos sinceros: eso nunca va a ocurrir. 

Entonces ¿para qué debemos practicar un deporte?

La primera: por salud; para poder levantarnos todas las mañanas y amarrarnos los zapatos sin que nos duela la espalda, para correr detrás del bus y no morir de un infarto.

La segunda: por estetica, para vernos bien en traje de baño cuando vamos a la playa, para poder usar ropa de moda – que por alguna extraña razón siempre es tres tallas más pequeña que la que no está de moda.

 

Así que, podríamos resumir: practicamos un deporte para que nuestro cuerpo sea más sexy y eficiente en la vida diaria.

Listo, ya tenemos la parte física cubierta.

Pero, pregunto yo: ¿qué sucede con los procesos cognitivos? esos procesos mentales que nos ayudan a razonar, a tomar decisiones ¿no son acaso más importantes que los físicos?

Un ejemplo extremo, Stephen Hawking, físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico. Sorprendía al mundo constantemente con sus teorías sobre el universo; fue una de las mentes más brillantes y sin embargo sus procesos físicos trabajan al mínimo.

Por eso, planteo la cuestión. ¿Cómo ejercitar esos proceso cognitivos tan importantes?.

Aquí llegamos al asunto real de este artículo, y lo planteare con otra sentencia: 
¡Todos deberíamos practicar un arte!

Juan Carlos Ruiz

Sí, cualquier disciplina: pintura, teatro, baile, música, poesía; por mencionar algunas. 

Ahora bien, no es practicar un arte con el fin de ser profesionales. 

Bueno, siempre estará el “karaokero” esperanzado que canta canciones de Arjona en el bar de la esquina, y espera que algún día pase un promotor artístico y exclame: ¡hey usted! el de la camiseta de “birney espir” ¡venga acá!. 

Pero no, seamos sinceros, eso nunca va a ocurrir.

Entonces ¿para qué debemos practicar un arte? 

Para desarrollar cuatro aspectos que deseo detallar, desde mi punto de vista como artista.

#1 Creatividad

Para resolver problemas diariamente.

El arte nos ayuda a fomentar el pensamiento divergente. Esto nos permite analizar esos problemas desde varios enfoques. 

Por ejemplo: cuando vamos a la ferretería buscamos una solución, si nos toca un dependiente nada creativo, es como toparse con una pared; no nos ofrece resultados. Pero cuando es creativo, nos ayuda a remediar nuestro dilema y en muchos casos la solución no es convencional.

#2 Sensibilidad

Cuando por medio del arte abordamos un tema, nos obligamos a profundizar en el mismo, en busca de formas expresiva para plasmarlo.

Durante este proceso nos sensibilizamos por dicho tema. 

Por ejemplo, realizar en una comunidad un mural involucra a todos los participantes en el proceso creativo, el cual es un pretexto para sensibilizarlos sobre algún tema en específico: cuido del agua, problemas de drogadicción, por mencionar algunos. Dinamización cultural comunitaria se le conoce como concepto.

#3 Disciplina

Se nos acusa a los artistas de ser bohemios y dispersos, que andamos perdidos en nuestro mundo de fantasía, y sí ¡es cierto! pero esto solo ocurre entre proyecto y proyecto. Porque sabemos lo importante que es ser disciplinados para lograr sacar adelante una idea.

La diferencia entre un grupo de baile y otro son las horas de ensayo que le dediquen, así de simple.

#4 Identidad

 Al explorar un tema se descubre verdaderamente tu posición frente al mismo. 

Esto ayuda a que descubramos cuales son la cosas que nos motiva realmente y, conocer ¿cuáles son nuestros intereses más profundos? Sobre todo para los jóvenes; tan bombardeados por el mercantilismo, que ofrece ideas banales con el fin de venderte cuanto producto sea.

En resumen el arte desarrolla la creatividad, la sensibilidad, la disciplina y la identidad. 

Si a esto le agregamos la parte física, tenemos un ser integral: mente sana en cuerpo sano. 

Saben, ahora que lo pienso… podrían dedicarse al grafiti y mezclan los artístico con lo físico, pintan y luego corren.  

Pero ya en serio…

Por eso escribo esto, para animarlos a practicar un arte, y cuando alguien les pregunte ¿y eso para qué sirve?

-Responden: 

Practicamos un arte para que nuestro cerebro sea más sexy y eficiente en la vida diaria…